[topbar.htm]

 

  azúcar
 
  gas
 
  tabaco
 
  minería
 
  petróleo
El petróleo temprano

Según Adolfo Dorfman (1942) la existencia de petróleo en la Argentina estaba confirmada desde, por lo menos, mediados del siglo XVII, cuando un fraile franciscano de las misiones de Tarija había descripto depósitos visibles de petróleo en Salta.

En 1880 otro alemán, Otto Klik, concluía con una lúcida afirmación su detallado informe sobre las posibilidades de explotación de las minas del Acay (en La Poma): "Que vengan los capitales unidos a la ciencia y nuevamente se abrirán los cerros como en otros tiempos, y más fácilmente tal vez permitirán sacar las riquezas que tienen ocultas en sus entrañas".

Noticias sobre kerosene que brotaba de la tierra "más o menos puro" fueron recogidas por Host, convocado por los ganaderos de Orán preocupados "por la mortandad del ganado vacuno que bebía en lagunas o manantiales de aguas bituminosas". El llamado kerosene o "parte líquida del asfalto", luego de depositado en toneles medianos, se usaba como alimento del alumbrado público. En 1872 la Cámara de Diputados de la Nación trata el pedido de Federico Stuart para explotar petróleo en Salta. De junio de 1874 data la constitución de la Sociedad Anónima del Kerosene con sede en Salta, formada con "el objeto de explotar y elaborar el betún mineral" de la Laguna de la Brea en Jujuy, aunque la mayoría de sus accionistas eran salteños.

La falta de capitales y de tecnología frustró el intento justo "cuando la ribera de la tierra prometida estaba a la vista, cuando la materia buscada estaba a la mano, surgiendo en gruesos chorros a los dos metros de excavación". Pese al fracaso, aquel puñado de accionistas salteños "habían contribuido a revelar la existencia de una riqueza imponderable" en las cercanías de Salta y de Jujuy. No lo eran los miembros de la sociedad porteña Altgelt y Méndez que, en agosto de 1882, solicitó y obtuvo del gobierno de Salta la primera concesión, por diecisiete años, para explorar y explotar los yacimientos de petróleo que, se suponía, encerraba el subsuelo salteño.

En su mensaje a la legislatura de julio de 1882, el gobernador de Salta Miguel S. Ortiz explicaba a los diputados "que el establecimiento de una empresa de esta naturaleza está llamado a producir bienes al país, está fuera de duda si se considera que ella va a despertar una industria desconocida entre nosotros, y los beneficios que naturalmente trae consigo el movimiento de los grandes capitales". Esa nueva actividad de la industria del petróleo, decía el diario "La Reforma", podía convertirse en una gran fuente de prosperidad y riqueza para la provincia.

A los estudios del geólogo Luis Brackebusch (1882), el estudio de Leopoldo Arnaud sobre la riqueza de los yacimientos de petróleo de Salta destinado a la Exposición Universal de París (1889), siguieron los del ingeniero Enrique Hermitte (1904) y el doctor F. Lavenir (1906) referidos a la zona de Orán. Sobre el valor del petróleo de esas tierras sostuvo Lavenir que se trataba de "un producto de gran valor industrial por su riqueza en aceites pesados de buena calidad, exentos de parafina, con los cuales se puede preparar, aplicado a su tratamiento el calor de una manera conveniente, sea operado bajo presión reducida con valor sobrecalentado, etcétera, aceites lubrificantes adecuados a cualquier clase de máquinas".

La primera perforación en Salta fue efectuada en 1906 por el español Antonio Tobar en el pozo "República Argentina". Este pionero constituyó "Mina Argentina", una pequeña empresa que debió soportar, en condiciones de suma desventaja, el asedio de los grandes intereses. Al año siguiente, el del descubrimiento del petróleo en Comodoro Rivadavia, Tobar obtuvo veintinueve concesiones, que incluían la zonas de Vespucio y Campo Durán. Dos décadas más tarde, su titular transfirió las mismas a la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales. En 1910, en la Exposición del Centenario en Buenos Aires, Tobar "exhibió una excelente muestra de aceites minerales procedentes de aquellas regiones". En 1911 comienzan los trabajos de perforación en Campo Durán. En 1912 el gobierno nacional informa que dieron comienzo los trabajos de sondeo y perforación en la zona de Tartagal.

La explotación continuada

Puede decirse que la economía de Salta ingresa al siglo XX bajo el signo del petróleo y se apresta a ingresar a la próxima centuria con señales más ambiciosas y auspiciosas aún en materia de aprovechamiento de su petróleo y su gas natural.

Casi sin advertirlo, la Salta contemplativa y pastoril que, a comienzos del siglo XX, quemaba en sus hogares la leña de sus campos, se alumbraba todavía con velas y usaba braseros de carbón, asiste en esos mismos días al comienzo de su ingreso en la nueva era energética. El siglo XX, dice Max Sorre, "es el siglo del petróleo y de la velocidad". El caballo, la carreta comienzan a ser reemplazados por el ferrocarril con coches motores diesel, el automóvil, el camión pesado y el avión, movidos por los derivados del petróleo.

 

Pesadas y complejas maquinarias irrumpen, tras las picadas dificultosamente abiertas a lomo de mula o en carretas, en ese paisaje virgen y selvático. La modernidad llegaba a estas selvas arrastrada por los antiguos medios de transporte. No había caminos, puentes, ni comunicaciones, tampoco abastecimiento de agua potable, ni albergues adecuados: proliferaban los mosquitos "transmisores del paludismo extenuante", según describe una memoria de la Standard Oil, empresa que, luego de la instalación de YPF, llegó a Salta en 1922 e inició sus perforaciones en 1925, año en el que el consumo de petróleo crudo comienza a aumentar en el país a ritmo constante. En cinco años la empresa norteamericana exploró 45.000 kilómetros cuadrados. En 1926 se descubrieron los primeros pozos productivos. Es entonces cuando, por primera vez, se extrae petróleo en Salta con técnicas modernas.

Aquella fuente de riqueza lo fue también de discordias políticas y de pugna de intereses. Tan pronto como el petróleo se insinuó como actividad rentable, se dividieron las opiniones en torno a la modalidad que debía asumir su explotación. Para el sector representado por los gobiernos conservadores salteños, eran las provincias, propietarias del subsuelo, quienes debían disponer de él a través de concesiones a empresas privadas de capital extranjero. Para los gobiernos presididos por políticos de la Unión Cívica Radical, era el Estado nacional quien debía controlar, no sólo esas concesiones, sino también la explotación a través de la compañía estatal YPF.

En 1927 YPF se instala en Tartagal. Al año siguiente, en medio de esa intensa polémica, llegó a Salta el general Enrique Mosconi, titular de YPF, quien visitó los pozos de Campamento Vespucio. En 1939 la empresa estatal construye la destilería de Chachapoyas, en las afueras de la capital salteña y, años después, se habilita el gasoducto Salta-Buenos Aires que transporta hoy 10 millones de metros cúbicos de gas, de los cuales 4 millones corresponden a yacimientos situados en territorio salteño. En 1928 la producción de petróleo alcanza los 1.000 m3. En 1940 asciende a 470.000 m3. El crecimiento es sostenido. En 1950 la producción acumulada es de 1.652.000 m3; en 1970, 12.277.00 y en 1984 de 17.064.000. En tanto que la producción anual en 1990 fue de 415.000 m3; en 1993 de 535,562 m3; en 1995 de 651.800, en tanto que la estimada para 1997 se sitúa en los 716.667 m3.

La incorporación de inversiones y tecnología de empresas privadas a esta actividad contribuyó, en los últimos seis años, a un considerable extensión del área petrolera de la provincia de Salta. El descubrimiento, perforación y explotación de nuevos e importantes yacimientos tanto en zonas petroleras tradicionales como no tradicionales, mejora la posición de Salta dentro de la producción argentina. Según datos oficiales, a mediados de 1996, las reservas de petróleo comprobadas de la provincia ascendían a 27.487.900 m3, mientras las no comprobadas llegaban a los 77.394.000 m3. Las mismas fuentes indican que las reservas probables podrían ascender a los 127.430.000 m3.

sugerencias

Mensaje Empresario
El periodico de los negocios en Salta